CARLOS SÁNCHEZ MATEU
Tel: 626413791
www.cemascedis.com
carlos@cemascedis.com

FENG SHUI EN EL DORMITORIO, CÓMO LOGRAR LA ARMONÍA.



La cama es el mueble que ha de gobernar el dormitorio. Todo debe disponerse a su alrededor, eso si, guardando las proporciones adecuadas.

El cabecero ha de tener detrás la pared más alejada de la puerta. Al mismo tiempo, la cama no debe estar en línea recta con la puerta de entrada o del baño.
No debe haber ventanas o espejos detrás de la cama, ya que pueden debilitar la sensación de respaldo. Si hay una ventana colócale cortinas bien pesadas.
Lo ideal es colocarla de tal manera para que tengas una visión clara de la puerta. Sin embargo, evita colocarla directamente opuesta o en contra de la misma pared que la puerta. La idea es que deberías ser capaz de ver claramente quién entra, pero sin estar en el camino de la energía entrante.


Es preferible que no haya nada colgando sobre la cama. Si esto fuera inevitable, procurar siempre que se trate de cosas ligeras,(lámparas de papel u otros materiales livianos). En lo posible, evita los ventiladores de techo sobre la cama.

Coloca una mesita de noche baja en la parte derecha de la cama, elementos altos como estantes o tocadores en la parte izquierda y mantén en área de los pies de la cama libre

El techo del dormitorio no debe ser muy alto, pero tampoco debe inclinarse sobre la cama. Si tu dormitorio tiene el cielo raso muy alto considera la posibilidad de usar un dosel, éste también es muy útil si el cielo raso del dormitorio tiene vigas grandes.


La forma óptima para un dormitorio es cuadrada o casi cuadrada. Si la forma del dormitorio se aparta de este ideal, busca la manera de adecuarla mediante la colocación de muebles o armarios.


Procura orientar la cabecera de la cama hacia alguno de tus puntos cardinales favorables:
  • Se dice que dormir con el cuerpo alineado con el eje Norte-Sur magnético favorece el descanso. Orientando la cabeza hacia el Norte y los pies hacia el Sur la relajación es más profunda
  • Dormir con la cabeza hacia el Este favorece un despertar revitalizado
  • Si duermes con la cabeza orientada hacia el Sur podrías despertarte tenso y nervioso
  • Y si lo haces orientando la cabeza hacia el Oeste podrías sentirte debilitado, desvitalizado o deprimido
Reduce al mínimo indispensable el número de aparatos electrónicos en el dormitorio, especialmente en las mesas de noche. Si es posible, evita los teléfonos inalámbricos pues emiten ondas electromagnéticas de bastante intensidad.

(Las imágenes usadas en esta entrada son sacadas de google,  si hay algún problema en que aparezcan, hacernoslo saber y se retirarán de la misma.)